domingo, diciembre 18, 2005

Adolescentes

"He empezado mis observaciones con humanos reducidos ('adolescentes' o 'jóvenes'). Su conducta es bastante primitiva. Hoy he observado a un grupito sacudir un árbol y reírse. Al parecer encuentran muy divertido el hecho en sí. Supongo que recuerdan todavía su época en la sabana africana, que es de donde proceden los humanos, cuando debían sacudir los árboles a fin de obtener comida. Parece que los adolescentes aún no han aprendido que ya no cae comida de los árboles, sino alguna hoja seca o algún insecto. Por algún extraño motivo, a pesar de que son omnívoros, no se comen ninguna de las dos cosas..."

"Los adolescentes tienen una cierta predilección por vestir de manera diferente de los adultos. Básicamente se distinguen porque la ropa (la capa de material celulósico que los cubre) suele estar más sucia, ser de colores chillones y la van arrastrando por el suelo. Es como si les faltase energía..."

"También he descubierto que hablan en un argot ininteligible. Uno se me ha acercado y me ha preguntado que por qué le miraba, que si tenía monos en la cara. Naturalmente he sido cortés y le he dicho que a menos que alguno de sus amigos se le subiese encima no tendría ningún mono en la cara. Por algún extraño motivo sus amigos se han enfurecido, han empezado a chillar y he acabado en el interior de un contenedor de basura al que han prendido fuego. Suerte que el camuflaje me ha protegido. Debo haber violado alguno de esos protocolos que nadie se ha molestado en explicarme..."

"He vuelto a ver al grupo de adolescentes del incidente del contenedor. Para reconciliarme con ellos, he empezado a lanzarles cocos, convencido de que apreciarían el detalle (a los primates les gustan mucho). Pero no. Han salido corriendo exclamando expresiones de pánico y citando parentescos de mi familia (¡qué raro! Estoy casi seguro que mi familia no conoce a ningún primate). Finalmente lo he dejado estar porque un camión los ha embestido cuando han cruzado una calle sin mirar. Afortunadamente, el conductor del camión ha resultado ileso. En cambio, los adolescentes han quedado bastante irreconocibles. Supongo que tendrán que cambiar de carcasa..."

"Pues vaya, parece que los humanos no pueden cambiar de carcasa. ¡Qué especie tan frágil! Debo tener más cuidado con ellos..."

1 Comments:

Blogger Errantus said...

Bah, adolescentes. Primates prescindibles. Si no hubiese sido el camión, hubiesen sido ellos mismos en un auto.

4:38 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home